Obama celebró el Cinco de Mayo...

Publicado en por Sr. Francisco Serrata

Apoyará a México en "tiempos difíciles"

WASHINGTON - El presidente Barack Obama conmemoró el lunes el feriado mexicano del Cinco de Mayo en un ambiente austero, en el que le reiteró a México su deseo de trabajar para superar el momento difícil que enfrenta debido a la crisis financiera iniciada en Estados Unidos, la violencia del narcotráfico y la gripe porcina.

Escuchó a un mariachi de mujeres

"De algo estamos seguros: Los buenos vecinos trabajan juntos cuando están frente a retos comunes", manifestó Obama. "Y es por eso que trabajamos estrechamente con el gobierno mexicano para identificar y tratar las enfermedades causadas por este nuevo tipo de gripe".

La celebración del Cinco de Mayo, la festividad mexicana más popular en Estados Unidos, fue audazmente aprovechada por el embajador mexicano Arturo Sarukhán para hablar de la situación en que millones de inmigrantes indocumentados se encuentran en la nación a la espera de mejores tiempos.

En ese sentido, citó la necesidad de trabajar en favor de esa comunidad a fin de que "su voz sea oída" y su participación tomada en cuenta como impulso de la prosperidad de Estados Unidos que, recordó, "es un país de inmigrantes".

Sarukhán dijo que muchos afirmaban que los inmigrantes eran invisibles cuando en realidad "no son visibles porque nos rehusamos a verlos".

"Hoy ambos países nuevamente han unido sus manos para responder a un reto común. En los últimos días hemos trabajado juntos de forma incansable, transparente y responsable para identificar y contener el contagio del brote de la gripe H1N1, reafirmando y fortaleciendo nuestra cooperación", dijo el diplomático mexicano.

Esta ha sido la primera celebración del Cinco de Mayo por Obama en la Casa Blanca y tuvo marcadas diferencias con las que solía hacer su antecesor, el ex presidente George W. Bush.

A diferencia de la caravana de artistas que desfilaban por la Casa Blanca durante el gobierno de Bush, en esta ocasión sólo estuvo presente un grupo musical, el Mariachi Reyna de Los Ángeles, integrado por mujeres.

La forma en que fue organizada la ceremonia tuvo también diferencias. Bush solía hacerla en el Salón Este; Obama la movió al Salón Foyer, que es como la antesala del Salón Este. Allí Obama pronunció su mensaje, en cual habló algunas palabras en español y luego se retiró al Salón Azul, del cual el Foyer sirve también de antesala.

Durante su discurso, Obama fue interrumpido en varias ocasiones por aplausos y risas de la audiencia, y hasta un "¡Vivan los Obama!".

En el pequeño estrado, donde estaban la primera dama Michelle Obama, así como el vicepresidente Joe Biden y su esposa, el embajador Sarukhán pareció algo confundido. Obama volvió después de unos dos minutos al lugar y se disculpó por no haber seguido el protocolo ya que, según explicó, le correspondía todavía hablar a Sarukhán.

"Asumo toda la responsabilidad y le ofrezco mis disculpas", dijo Obama dirigiéndose a Sarukhán, a quien el presidente se refirió como "mi buen amigo". Luego Obama dijo: "Oigamos su mensaje", y unos 200 asistentes rompieron entonces en aplausos.

Sarukhán leyó un discurso escrito en inglés y pronunció menos palabras en español que Obama. Empezó llamándole "Señor presidente", en español, para luego destacar la amistad bilateral y la voluntad de su gobierno de trabajar "oportuna, transparente y responsablemente" en la investigación derivada del brote de influenza que, según comentó, estaba ya dando muestras de "empezar a estabilizarse".


Obama se sumó a las celebraciones de la Casa Blanca por el Cinco de Mayo en una ceremonia con menos pompa que de costumbre, pero con el compromiso de ayudar a México a superar sus "momentos difíciles".

 

 

Comentar este post