Andrea Bocelli todo un “Incanto...

Publicado en por Sr. Francisco Serrata

 

En su primera presentación en el país, el tenor italiano Andrea Bocelli no podía pedir más.

Su paso por estos predios le permitió entrar en contacto con un selectísimo público que asistió por miles (se estima una audiencia en más de seis mil personas) al anfiteatro Altos de Chavón.

Con una insuperable orquesta de más de 60 músicos a sus espaldas, dirigida por Eugene Kohn --quien tuvo asistido por Amaury Sánchez-- Bocelli dejó en el ambiente un irremediable deseo de volver a tenerlo en escena muy pronto.

Todo cortesía de Saymon Díaz, quien la noche del jueves salió del anfiteatro con el ánimo de seguir trayendo por estos predios a artistas de su estirpe.

Bocelli salió al escenario poco después de las 9:00 de la noche, y con un intermedio de 20 minutos se mantuvo allí, dispuesto a cantar su repertorio más romántico (canciones en su mayoría interpretadas en italiano).

La obertura “II barbiere di Siviglia” dio inicio a su concierto. Siguieron “La donna é mobile” de Rigoleto, mientras el público aplaudía “Intanto amici qua... Brindisi” y “E Deum”.

Pero poco espacio tenemos para describir un concierto histórico en Chavón. Y terminado el programa oficial, Bocelli tuvo que regresar al escenario en cinco ocasiones y cantar otra, otra y otra más. La gente, sencillamente, no se quería marchar.

El lado más clásico de su trayectoria

Quizás porque la mayoría de sus interpretaciones fueron en italiano (aún cuando el público le ovacionaba insistentemente), la gente se resistía a dejarle marchar hasta tanto no interpretara en español algunos de sus éxitos más conocidos por estos predios.

En la segunda parte del concierto, el tenor incluyó piezas como “Flight ok the Bumblebee”, “Cierda”, “Voglio vivere cosí”, “Vieni sul mar”, “Mamma” y “La boda de Luis Alonso”.

“Canción de Paola”, “En Aranjuez con tu amor”, “Granada” y “Funiculi funiculá”, significaron el final de su programa oficial.

Comentar este post