Un test para detectar el riesgo de padecer alzhéimer

Publicado en por Sr. Francisco Serrata


Un simple test, con el que se detecta la hiperactividad de una región del cerebro que desempeña un papel vital en la memoria, podría ayudar a detectar si un individuo tiene posibilidades de desarrollar alzhéimer, con lo que podría recibir así tratamiento antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Ésta es la principal conclusión de una investigación llevada a cabo por la Universidad de Oxford y el Imperial College de Londres, en la que se ha comparado la actividad cerebral de 36 voluntarios de entre 20 y 35 años a través de un escáner, la mitad de ellos con el gen ApoE4, relacionado con esta enfermedad. Los investigadores consideran que los portadores de este gen, vinculado a su vez con la hiperactividad en el hipocampo, tienen más posibilidadesde desarrollar la enfermedad que quienes no portan ese gen.

El descubrimiento puede ser un primer paso en el desarrollo de un método simple de saber qué personas tienen más posibilidades de desarrollar el mal cuando todavía son jóvenes, con lo que podrían recibir tratamiento temprano contra la enfermedad.

El estudio, que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, se ha basado en otra investigación previa que demostró que la gente que hereda una copia del gen ApoE4, relacionado con esta enfermedad, tiene cuatro veces más posibilidades de desarrollarla.

Las personas que heredan dos copias de este gen -los genes suelen ir en parejas- corren diez veces más riesgo, aunque los investigadores recuerdan que no todo aquel que lo tenga ha de desarrollarlo obligatoriamente.

El experimento arrojó que quienes portan el ApoE4 registran habitualmente una mayor actividad en el hipocampo que quienes no son portadores de él, también cuando descansan. "Estamos sorprendidos de ver cómo incluso cuando los voluntarios que portan el gen no hacían nada, la parte de su cerebro relacionada con la memoria trabajaba más duro que en el resto de voluntarios", explicó Christian Beckmann, de la División de Neurociencia y Salud Mental del Imperial College.

Comentar este post