RED QUE PROSTITUYE A MENORES EN AZUA

Publicado en por Sr. Francisco Serrata

Azua investigan la denuncia de que adolescentes y jóvenes de las comunidades Las Charcas y Estebanía son prostituidas por proxenetas dominicanos que las transportan en botes hasta barcos con marineros extranjeros que llegan a las costas de la provincia.

Las autoridades iniciaron las investigaciones -según confirmó CLAVE en la Procuraduría General-, después que asociaciones civiles, comunitarias y autoridades locales recibieran informaciones al respecto y mostraran su preocupación a los funcionarios judiciales de la zona.


Según indagaciones de CLAVE, uno de los participantes en el negocio reside en la provincia y hace vida tanto en Las Charcas como en un pequeño vecindario ubicado cerca de Playa Caracoles, un lugar poco visitado, durante casi todo el año.
Este hombre es uno de los intermediarios. Su papel es trasladar las jóvenes en botes hasta las embarcaciones, actividad por la cual recibe dinero de los clientes.

"Las mujeres también me dan algo", dijo en una conversación telefónica con una reportera que fingió estar interesada en prostituirse con los marineros, tras conversar con las jóvenes de Las Charcas.

De acuerdo con el intermediario, los marineros pueden pagar hasta US$100 por noche. Algunas de las jóvenes que se prostituyen son recogidas por él en el Cruce de Las Charcas, próximo a Playa Caracoles, desde donde usualmente parten. Explicó que por el momento no se están haciendo los viajes, pero que serán retomados en 15 días.

La comunidad

Juana Díaz, coordinadora de Proyectos de Educación y de programas para la Eliminación de las Peores Formas del Trabajo Infantil de Visión Mundial, explica que su institución, que tiene un proyecto en Azua, ha recibido informaciones sobre los supuestos casos de prostitución desde hace unos 10 meses, a través de líderes y dirigentes comunitarios, tanto de Las Charcas como de Estebanía.

A raíz de los rumores y de la preocupación de líderes comunitarios, la organización contactó a los fiscales de la zona, entre los que se encuentra el magistrado de Azua, Pedro Quezada, quien trabaja en la protección a los niños, niñas y adolescentes de la provincia.

"Nos han dicho que la denuncia ya se está investigando desde la Capital, pero que todavía están en la primera fase", recalcó Díaz. La investigación corresponde al Departamento de Trata de Personas de la Procuraduría.

Comentar este post