¿Qué no respetan ni los muertos?

Publicado en por Sr. Francisco Serrata

Este nicho, que aun no ha sido usado para enterrar difuntos, fue destruído por vándalos que operan en el Cementerio Cristo Redentor, favorecidos por el escaso número de policías municipales. Los dirigentes del Sindicato de Trabajadores de la Construcción del Cementerio Cristo Redentor muestran los daños y piden la intervención del Ayuntamiento.Foto:joserafaelsosa.com
El cementerio de una ciudad debía ser un lugar de paz. Pero no es así. Ni los muertos están en paz. En el Cementerio Cristo Redentor operan bandas que están saqueando y violando tumbas.
Un sitio en el cual se depositan los restos mortales de quienes se han ido.
Por la lamentable muerte de un hermano, Rafael Paula Gil, tuve contacto con la realidad del cementerio Cristo Redentor, y lo que vi demanda la atención de las autoridades del Ayuntamiento.
Muchos parientes de difuntos ordenan a los enterradores que destruyan parte de los ataúdes de madera o de metal para evitar que delincuentes que operan a sus anchas, se roben esas cajas para venderlas

Esta cerradura fue rota por los ladrones que operan en el Cementerio Cristo Redentor. Foto: joserafaelsosa.com
Hay un grave problema de suplantación de funciones de los trabajadores de la construcción autorizados para esa labor por parte de personas sin local ni recibos y que en ocasiones han engañado a dolientes tomándoles su dinero y que desaparecen saltando la verja.
Hay una gran cantidad de vendedoras de frutas, casi todas haitianas, que ofrecen sus productos a personas que estamos enterrando muertos. hay que regular eso.


Comentar este post