Otro 'hombre' embarazado. Este va tener mellizos

Publicado en por Sr. Francisco Serrata

El primer hombre encinta de toda España tiene 25 años, es transexual y espera gemelos para el próximo otoño

REDACCIÓN. BERGA. Rubén Noé Coronado Jiménez se podría convertir en el primer padre que da a luz en el estado español, y en el segundo de todo el mundo. Actualmente está embarazado de ocho semanas y espera gemelos para el próximo otoño.
El joven, que compartirá la maternidad con su pareja, Esperanza Ruiz, de 43 años y madre de dos hijos adolescentes, nació hace 25 años como Estefanía, nombre con el que le bautizaron sus padres. Cuando alcanzó la mayoría de edad se puso en manos de especialistas para poder cambiar de sexo, aunque hace un tiempo interrumpió el tratamiento con el objetivo de recuperar la menstruación y poder quedarse embarazado, teniendo en cuenta que aún conserva su aparato reproductor femenino. Después de dos intentos, el proceso de inseminación a que ha sido sometido le ha dejado encinta, de gemelos, que nacerán, si todo va bien, el próximo otoño.
Rubén creció en un pueblo de Jaén pero actualmente vive en Berga, en la provincia de Barcelona, donde llegó con su pareja procedentes de Málaga. "Aquí estamos tranquilos y muy a gusto", afirma, aunque admite que se plantea el traslado a Barcelona "porque en una ciudad es más fácil pasar desapercibido".
"Me encuentro bien", señala el joven, consciente que puede haber riesgos en el proceso de cambio de sexo al que ha sido sometido y por el hecho de ser epiléptico. También entiende que el tratamiento que ha recibido antes de someterse a la fecundación in vitro puede haber dañado en cierta manera su matriz. Él mira de cuidarse al máximo y asegura que "voy con mucho cuidado al salir de casa".
La pareja se conoció en 2003 y dice intentar llevar esta situación "con la máxima naturalidad posible". Entre los dos decidieron que fuese él quien se sometiera a la fecundación in vitro para quedarse encinta. Esperanza ya tiene dos hijos, de 16 y 13 años, pero por cuestiones de salud que le afectan a la vista, consideraron que sería peligroso el volver a quedarse embarazada. De hecho, Rubén Noé nunca había renunciado a la posibilidad de ser padre biológico y ahora, que aún conserva su aparato reproductor femenino, lo ha querido intentar a pesar de los inconvenientes que suponen ser epiléptico y tener una neuropatía que le dejó durante un tiempo en silla de ruedas. Superado un proceso de rehabilitación, Rubén ha podido recuperar la movilidad y confía que no encontrará más impedimentos para sacar adelante su embarazo con la máxima normalidad posible.
Rubén Noé no quiere esconder su condición de transexual, aunque reconoce que esta circunstancia ha influido en su decisión de cambiar de entorno. No obstante, en su DNI aún figura el nombre de Estefanía, que de hecho y según explica él mismo, era un requisito imprescindible para poder someterse al tratamiento de fecundación in vitro.

Comentar este post